Como buena “amante de la moda” que soy, sigo algunos blogs y algunas cuentas de Instagram. Tampoco muchísimos, en cualquier caso, no tantos como me gustaría, principalmente por falta de tiempo, pero también porque como ya he comentado alguna otra vez, es difícil encontrar propuestas que me encajen, ya sea por físico, por edad o por presupuesto. Casualmente, de que entre los que sigo porque me gustan sus propuestas, hay varios cuyas autoras son parisinas. Me refiero por ejemplo a Sabina Socol y a Jeanne Damas.

Se da la circunstancia de que ninguna de las dos sobrepasa la treintena (en edad, precisamente ¡no coincidimos!), ambas tienen unos tipos estupendos (bueeenoooo…) y la ropa que llevan no siempre es low cost. ¿Por qué las sigo entonces? Porque visten con una sencillez encantadora. Es precisamente esa sencillez lo que hace que resulte fácil encontrar prendas parecidas en tiendas asequibles y también que sea fácil adaptar ese estilo a todas las edades y a casi todas las tallas. Sus propuestas son para mí una fuente continua de inspiración.

Esa característica es la que yo destacaría del estilo parisino, ese “menos es más” tan bien entendido, ese no complicarse la vida a la hora de vestir. Prendas simples, con cortes que favorecen a casi todas. El arte de estar guapas con un vaquero y un jersey de punto, con un vestido y unas alpargatas o de hacer que un cestito de mimbre resulte coqueto. Sencillez.

Prendas especiales por pequeños detalles: un desflecado en un pantalón, unos botones en una falda, una abertura estratégica, un volante en una chaqueta de punto…Eso sí, siempre evitando siluetas excesivamente ceñidas, estampados agresivos, colores estridentes o tacones imposibles. En resumen, un tipo de ropa que se adapta perfectamente a nuestra edad por su discreción, pero que a pesar de ser atemporal, puede adaptarse fácilmente a las tendencias usando los complementos o algunos  detalles sutiles, un estilo que nos permite ir “a la moda” y a la vez acorde a nuestras circunstancias personales.

Cuando empecé a escribir este post, vino a mi memoria la vez que en un viaje a Burdeos, encontré en una librería una guía titulada “Le parisienne” escrita por Ines de la Fressange, mi modelo favorita de todos los tiempos. Con tan solo echarla un vistazo ya quise tenerla, desafortunadamente estaba en francés, así que tuve que resignarme a esperar a que la tradujeran, si es que decidían hacerlo. Tuve suerte, en 2011 Random House Mondadori publicó La Parisina, guía de estilo de Ines de la Fressange. He releído esa guía y me ha sorprendido lo actual que sigue resultando. Han pasado más de ocho años desde que la escribió y todas las propuestas que hace pueden llevarse hoy perfectamente, de hecho, se siguen viendo a diario, tanto en bloggers como por la calle. Aquí os dejo una muestra.

winter-of-67-estilo-parisina

winter-of-67-fondo-de-armario

winter-of-67-inspiracion-basicos

Siete son las prendas que considera imprescindibles en nuestro armario:

Un jersey azul marino

Una chaqueta masculina

Un trench

Una camiseta sin mangas

Un vestido negro

Una cazadora de cuero

Unos vaqueros.

¡Que levante la mano quien no las tenga todas o casi todas!

Estas prendas tan “fondo de armario”,  en varios colores y estilos y combinadas con unos complementos chulos ¡dan tanto juego! Mucho más del que nos podemos imaginar. La misma ropa cambia radicalmente solo con utilizar distintos zapatos o distinto bolso, o llevar un collar o un pañuelo concreto. ¡Cuánta importancia tienen los complementos! Se puede ir siempre a la moda con ropa clásica únicamente adoptando los complementos.

Pero lo que más me ha gustado de esta guía cuando la he releído (porque la primera vez que la leí era mas joven), ha sido esta sección:

winter-of-67-cuando-la-hiperfashion-pasa-de-los-cincuenta.png

Qué pocos consejos de moda encuentro (y os prometo que busco ¿eh?) que se adecúen tanto a lo que pienso como estos. Muchas veces no se cómo conciliar el irrefutable hecho de que soy una cincuentañera con vestir de forma fresca y acorde a las tendencias actuales, y cómo distinguir cuáles de esas tendencias puedo seguir y cuáles debo evitar. La respuesta, para esta entendida, es así de sencilla:

“La parisina se mantiene al margen de las tendencias pero conoce lo que es trendy. El truco consiste en no seguir las corrientes al pie de la letra. Por ejemplo, si el estampado de pantera está en boga, la parisina no se equipa como si acabara de escaparse de un zoo. Un pañuelo pequeño con motivos animales le bastará para demostrar que tiene estilo y no forma parte de la manada”.

¡Voilá! Era eso. Qué fácil parece ¿verdad? Vamos a seguir intentándolo…

Hasta ponto,

winter-of-67-signature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s