No ha llegado todavía ¡pero yo estoy del sayo hasta las narices! así que he decido ir poco a poco, dando un aire primaveral a mi casa. Y como todos los años, he pensado empezar por el balcón.

 

Siempre que he viajado a países fríos, me ha llamado la atención que muchas casas tienen ventanas enormes y balcones o terrazas. Lo he visto en Varsovia, en Ámsterdam en Copenhague… y digo esto porque en mi ciudad, Bilbao, muchísimo menos fría que cualquiera de esas capitales, hay muy pocos edificios con terrazas. Sí que es cierto que desde hace unos años están construyendo más casas con balcones pero antes eran muy poquitas las que los tenían y curiosamente, un porcentaje altísimo de ellos han sido posteriormente cerrados por sus dueños con esas cristaleras de aluminio…

winter-of-67-decoracion-balcon.JPG

Yo tengo la suerte de tener un balcón, chiquitín eso sí, pero con buenas vistas y os confieso que es mi parte favorita de la casa. Como os imaginaréis, de los 12 meses del año, durante nueve solo me da trabajo, pero en los tres meses restantes… ¡me compensa con creces! Le da el sol por la mañana, así que ¡me carga las pilas para todo el día!

Durante esos meses desayuno, leo, escribo, ceno y descanso en mi pequeño balcón. No siempre en manga corta, pero bueno, las sudaderas también son para el verano, ¿no?

Lo tengo amueblado de manera muy sencilla, con un arcón al que le he puesto unas colchonetas de exterior y hace funciones de banco, una mesa y dos sillas. No está tan bonito como me gustaría, porque cuando compré los muebles no tenía muy claro el resultado, me preocupaba que quedara muy agobiado, así que por si acaso elegí piezas pequeñas y ha resultado que no son excesivamente cómodas.

En otoño tengo previsto hacer algún cambio en casa y por supuesto, el balcón está en mi pensamiento, pero de momento este verano, lo disfrutaré tal y como está.

Os enseño rinconcitos.

winter-of-67-banco-balcon.JPG

El banco. Tiene una doble función porque en el arcón, durante el invierno, guardo las colchonetas, pero al usar la pared como respaldo, resulta demasiado vertical y no muy cómodo. Una pena porque es precisamente desde ese banco desde donde se ven todos los árboles del parque que tengo al lado de casa. De todos modos, lleva muchos años cumpliendo su tarea y le estoy muy agradecida.

winter-of-67-mesa-sillas-balcon.JPG

La mesa y las dos sillas. Tienen el tamaño ideal para mi balcón y al tratarse de una mesa alta (no de centro) es cómoda para desayunar o apoyar el libro, ordenador… etc. Hace algún tiempo que debía haberla barnizado, pero es que me gusta el aspecto rústico que ha cogido con el paso de los años, creo que se va a quedar así. Las sillas son plegables, lo que me viene de maravilla para poder guardarlas en invierno, sin embargo, precisamente por ser pequeñas, me resultan un pelín incómodas después de llevar un rato sentada.

Para el próximo año me gustaría poner solo dos sillas, más grandes, igual tipo butaca y una mesa redonda, para que ocupe menos. Empezaré a buscar desde este año, porque son muebles que sólo se venden en temporada estival, así que intentaré adelantar el trabajo para que el año que viene no me pierda ni una sola mañana soleada.

Hasta ponto,

winter-of-67-signature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s