Con motivo de la feria del libro de Madrid se están publicando en los medios reseñas de muchos libros, así que se me ha ocurrido hablaros de algunos libros que me han gustado, por si andáis en busca de algo para leer.

Qué pena no estar en Madrid para asistir a la Feria, me encanta pasear entre las casetas que instalan en el Parque del Retiro. Aunque este año el tiempo no les ha acompañado, las tardes de Junio en el Retiro entre libros… es algo que siempre me apetece. Lástima. ¡Otro año será!

Esta vez os quiero hablar de otros tres libros que leí hace algún tiempo y que os presento porque como son libros de autores no muy conocidos y tampoco son actuales no es fácil encontrar reseñas de ellos.

El primero se titula Martes con mi viejo profesor de Mitch Albon, publicado por la Editorial Maeva en 1997.

winter-of-67-martes-con-mi-viejo-profesor

Nunca había oído hablar de este autor ni de su obra. Descubrí este libro, en edición de bolsillo, por casualidad en una librería de Madrid a la que entré para ocupar un rato que tenía libre. Dudé mucho antes de comprarlo porque el protagonista es un enfermo de esclerosis lateral amiotrófica y supuse que iba a ser muy triste. Afortunadamente lo compré, y digo afortunadamente porque ha sido una de las historia más maravillosas que he leído nunca.

Es un libro autobiográfico que narra el reencuentro del autor con un profesor de la Universidad con el que tuvo una estrecha relación que traspasó el ámbito meramente académico para convertirse en una verdadera amistad. Por diversos motivos no habían vuelto a verse desde que se licenció pero, al conocer la enfermedad del profesor vuelve a ponerse en contacto con él y éste de nuevo se convierte en su maestro, esta vez de una asignatura que nadie nos enseña: la vida.

Tengo previsto leer Las cinco personas que encontrarás en el cielo, del mismo autor. Ya os contaré, si responde a mis expectativas.

El segundo libro es radicalmente distinto al anterior, se titula Tres Maneras De Volcar Un Barco de Chris Stewart, publicado por Salamandra.

winter-of-67-tres-maneras-de-volcar-un-barco

El nombre de este autor puede resultaros conocido para los que seáis más o menos de mi edad, porque fue batería del grupo musical Genesis. Se hizo popular al publicar una novela titulada Entre limones (que acabó siendo una serie junto con El loro en el limonero, Los almendros en flor y Los últimos tiempos del club del autobús, en la que narra sus aventuras en el ruinoso cortijo que compró en las Alpujarras Granadinas con el fin de escapar de una vida rutinaria en su Inglaterra natal.

En este libro también nos cuenta una historia insólita y muy divertida que comienza cuando el autor recibe una sugerente oferta de trabajo por parte de una amiga, consistente en navegar con un velero por las islas griegas. El único pero del trabajo es que, Chris nunca ha navegado y no tiene ni la menor idea de cómo se maneja un velero, pero esto no le impide aceptarlo.

Una historia alegre y amena, que nos transporta a las islas griegas, con sus paisajes y que nos hace reír, aunque no creáis que todas sus aventuras son divertidas. El osado navegante, ya metido en faena, pasa de navegar por el Egeo a atravesar el Atlántico Norte…

Es un libro para pasar buenos ratos, no esperéis que os cambie la vida, pero sí que os la alegre. Tengo para leer este verano Los últimos tiempos del club del autobús, el último de la serie que os he comentado antes, y espero divertirme igual que con el resto. Apreciar de nuevo el empeño del autor por salir adelante ante todas las adversidades, con humor y no rendirse a pesar de que las cosas nunca le salen como las planea.

El tercero es un libro muy especial, se titula La luz en casa de los demás, está escrito por Chiara Gamberale en 2010 y publicado por Seix Barral.

winter-of-67-la-luz-en-casa-de-los-demas

El resumen que aparece en la contraportada del libro fue lo que me hizo decidirme a comprarlo (tras acercarme a él por la longitud de su título…) Os lo transcribo tal cual:  Maria, una mujer libre y carismática, es la administradora del 315 de Grotta Perfetta, en Roma. Cuando muere repentinamente, deja una hija de seis años, y deja también una carta. La niña se llama Mandorla –Almendra-  y ya sólo su nombre encierra todo el encanto y el absurdo del que será su destino, ya que Maria ha dejado escrito que el verdadero padre de Mandorla es uno de los hombres que vive en el edificio. Tras una asamblea de vecinos en la que nadie confiesa su paternidad, deciden criar a la niña entre todos. Así, Mandorla irá cambiando de casa de los 6 a los 17 años, adaptándose a cinco modelos de familia: será testigo de la soledad de Tina, vivirá la separación de Caterina y Samuele, acompañará a Paolo y Michelangelo al Orgullo Gay, se sentará a la mesa de los Barilla, una familia tradicional, y vivirá las turbulencias de la eterna pareja de hecho, Lidia y Lorenzo. Y mientras Mandorla crece, se enamora y busca a su padre, Chiara Gamberale nos recuerda que, antes de ser mujeres, maridos, padres o hijos, somos personas: maravillosas y terribles, con una infancia que nos persigue.

Es una novela original, diferente, con un tema curioso y un final inesperado. Por si queréis leer algo distinto.

Espero que si sois de esas personas que no encuentran nada que les apetezca entre las novedades, estas ideas os sirvan de ayuda.

Hasta pronto.

winter-of-67-signature

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s