Llega el verano… pero no las buenas temperaturas, así que hoy para comer vamos a preparar una ensalada pero con un poco de fundamento. Vamos a utilizar legumbre, concretamente garbanzos.

De esta legumbre que estamos más acostumbrados a verla en cocidos contundentes, cabe destacar su gran aporte en hidratos de carbono, fibra, proteínas y grasas, así como vitaminas (A,B6, C, E y K) y minerales (calcio, fósforo, hierro, potasio, zinc…). Nos cuentan que son buenos para reducir los niveles de colesterol, regular la tensión arterial y reducir la anemia. Merece la pena que los sigamos consumiendo durante el verano, ¿no creéis?

Para preparar esta ensalada necesitamos:

  • Garbanzos, los que venden ya cocidos en conserva sirven perfectamente, además luego podemos utilizar el frasco para llevarnos la ensalada.
  • Lechuga, yo utilizo los cogollos, porque me gusta la textura jugosa de las hojas más rizadas.
  • Pimiento rojo.
  • Cebolleta.
  • Aceitunas, verdes o negras, según nos gusten más unas u otras.
  • Huevo cocido.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de manzana.
  • Orégano (si no os gustan las especias, no es necesario añadirlo).
  • Sal rosa del Himalaya (o cualquier otra si preferís).

Cada persona tiene sus preferencias a la hora de preparar y presentar las ensaladas. A mí personalmente me gusta que todos los ingredientes estén cortados, para que se pueda comer cómodamente sin tener que utilizar el cuchillo. Pero hay quienes prefieren trozos más grandes para apreciar mejor el sabor de cada ingrediente. Para esto no hay recetas, se trata de disfrutar, así que cada uno la prepare como más le guste.

Para empezar corto las hojitas de lechuga en tiras no muy estrechas. El pimiento y la cebolleta lo pico muy pequeño porque tienen el sabor muy fuerte y no me gusta que predomine sobre el resto de ingredientes, así que estando chiquitín se aprecia el sabor y el toque crujiente de ambas verduras, pero no encubre el sabor de lo demás. Las aceitunas las corto en rodajitas y el huevo en trozos medianos.

Aliño la ensalada con una vinagreta que preparo batiendo en un bol aceite de oliva virgen extra, con vinagre de manzana, una pizca de orégano, parte de la yema de huevo rallada y un poco de sal (tened cuidado porque las aceitunas ya aportan un punto de sal). Al batirlo se espesa y se mezclan perfectamente todos los ingredientes, con lo que queda aliñada más homogéneamente que si los vertemos por separado.

Lo bueno de esta ensalada es que, además de que se prepara muy rápido y que se hace con ingredientes fáciles de encontrar y económicos, se puede llevar preparada fácilmente, bien al trabajo o incluso si nos vamos a comer de picnic. Al no tener demasiada verdura de hoja, no se queda lacia y la textura se mantiene agradable hasta el momento de comerla.

winter-of-67-ensalada-para-llevar

Para llevarla fuera, queda muy bonito si utilizamos un frasco de cristal con tapa (nos vale el de los garbanzos o cualquier otro que tengamos por casa), de esta manera también, damos un poco descanso al tuper (tanto plástico…).

Espero que esta ensalada os resulte práctica y si la probáis que os guste.

Hasta pronto.

winter-of-67-signature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s