Estoy segura de que a muchas de vosotras nada más leer el título del post de hoy os ha venido a la cabeza la canción del musical Cats, maravillosamente interpretada por Barbra Streisand ¿a que sí? Pues a partir de ahora vais a estar un buen ratito tarareando la melodía ¡fijo!

¡Qué voz! ¡Qué talento! ¡Que mujer! No creo que exista un equivalente masculino, alguien que cante, actúe, dirija, produzca, componga… y que lo haga todo bien. Leí una vez que su madre no la apoyó en su vocación porque la consideraba poco atractiva ¡ni falta que la hacía! De todas formas, estoy segura de que si fuera un hombre, hubiera gozado de mayor reconocimiento. Me declaro fan absoluta de Barbra Streisand, no solo adoro su faceta de cantante, con temas memorables como What Kind of Fool, Guilty, Woman in Love, además del mencionado Memory ¿qué me decís de sus películas? Yentl, El amor tiene dos caras, junto a Jeff Bridges, The Way We Were, que protagonizó junto a Robert Redford y a cuya banda sonora pertenece precisamente este tema. ¿Habéis visto el reencuentro de ellos dos en el programa de Oprah?  Emocionante.

Hablando de recuerdos… he llegado hasta aquí, porque mi cerebro es un órgano muy complejo. Cierto es que, en este momento de mi vida, ya me conformo simplemente con que funcione, y no tener que añadir a mi ya de por sí larga lista de tareas, la de acordarme de respirar o cosas de ese estilo, pero no es menos cierto la cantidad de veces que me realmente me sorprende. Últimamente me paso el día diciendo que cualquiera de mis electrodomésticos es más listo que yo, eso por no hablar de cualquier aparato de alta tecnología. Todavía recuerdo cómo me impresionaba la calculadora cuando estaba en EGB, llegué a hacer operaciones larguísimas a mano para comprobar que lo hacía bien. No me podía creer que esa cajita de plástico fuera más inteligente que un ser humano.

Pero lo que os quería costar hoy es que últimamente mi cerebro va por libre y si me centro en la memoria ¡todavía más! Tanto es así que desde que escribo este blog, he decidido llevar siempre conmigo una libreta para ir apuntando las cosas que se van ocurriendo, porque si no lo escribo en ese preciso momento, para cuando llego a casa esa idea ya no está en mi cabeza ¿A dónde se ha ido? Eso es todo un misterio para mí, pero lejos de acordarme o no, de más o menos cosas, lo curioso es que algunas de ellas las recuerdo distorsionadas. En algunas ocasiones he sido capaz de jurar por mis hijas que un hecho ha ocurrido de determinada manera y luego alguien me ha demostrado que no fue así. ¡No os imagináis que sensación más extraña! sobre todo porque curiosamente siempre he sido como la “memoria externa” de la familia, a mí me llamaban por teléfono para preguntarme qué año habíamos estado en no se donde o cuándo se había casado no se quién. ¿Dónde estás memoria mía? ¿Eres otra de esas cosas que han decidido abandonarme, igual que la firmeza de mis piernas o el color de mi pelo? ¡¡Sniff!!

Lo cierto es que a mí este tipo de cosas me preocupan y mucho, aunque según me explicó una médico cuando le planteé esta cuestión, lo que ocurre es que con la edad necesitamos prestar más atención para que nuestra memoria fije las cosas, debemos hacerlo de forma más consciente. Yo os prometo que me fijo y me esfuerzo, pero aún así hay determinadas cosas que no soy capaz de recordar, cosas tan complicadas como el  número de una línea de autobús o si le he pagado a una amiga el encargo que le hice.

Me pasa continuamente, y esta es la razón por la que he escrito este post, aunque en realidad había empezado a escribir otro. ¡Mi cerebro tiene vida propia! Empiezo a escribir y él se pone en marcha, salta de idea en idea y de un post me surgen otros, tantos que me cuesta ordenarlos y me encuentro con contenido para una buena temporada, eso sí, tiene que ser en ese momento, de ahí lo de la libretita que os comentaba antes, porque si posteriormente intento acordarme de qué era lo que se me había ocurrido, ya no soy capaz de recordarlo.  ¿Tendré una tecla reset y no me he dado cuenta? O será también cosa de la menopausia…. Si algún neurólog@ lee esto que por favor me de alguna pista.

Hablando de memoria, casi se me olvida. Amazon me ha concedido la posibilidad de ofreceros, a partir del lunes 3 de Junio, una prueba gratuita de un mes de duración de Amazon Prime Video si lo solicitáis a través de este enlace. Si os apetece ver series y pelis en streaming o descargaroslas para verlas en cualquier momento, aprovechad la posibilidad, tienen miles de ellas.

Hasta pronto,

winter-of-67-signature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s