Hace un tiempo os prometí un post sobre el té aquí, así que aunque un poco tarde voy a cumplir mi promesa y voy a hablaros del té y de mi relación con él.

No ha sido este un país de infusiones, de hecho, hasta hace unos años las infusiones tenían principalmente un uso terapéutico, por lo menos en mi entorno más cercano. Se tomaba manzanilla para asentar el estómago, tila para calmar los nervios y el té quedaba relegado a los casos de gastroenteritis, junto con la sopa de arroz y el yogur de limón. En mi mente siempre estuvo presente esta asociación y me negaba tajantemente a tomar una infusión fuera de estas situaciones.

Dicen que rectificar es de sabios… Hace algún tiempo empecé a cambiar de opinión respecto de las infusiones, poco a poco fui probando distintos tipos, distintas mezclas y cada vez me gustan más ¡hasta el punto de recomendároslas!

Antes de nada he de decir que prefiero el café, si he de optar entre uno u otro, me quedo sin ninguna duda con el café, de hecho, ya he comentado alguna vez que nunca tomo té en el desayuno, pero es una muy buena opción para media mañana o media tarde. También suelo recurrir a él en los sitios en los que no sé si el café es bueno y en esta época en la que por el calor no te apetece tomar un café, recurro al té con hielo, porque el café con hielo no me acaba de convencer.

Clases de té hay muchas, tipos de mezclas con té también y tipos de infusiones que no llevan té, ni os cuento. No pretendo en este post hacer una enumeración exhaustiva de los beneficios de cada uno de ellos, si alguien tiene interés en ello, puede recurrir a fuentes mucho más fiables que yo, únicamente voy a limitarme a deciros cuales son mis favoritos y cuales considero que son los más fáciles para tomar al principio y así ir acostumbrándose. Yo al principio solo tomaba infusiones sin té, luego pasé a las mezclas de té y ahora ¡me gusta hasta la bolsita de té de toda la vida!

winter-of-67-rooibos-fresh-mint.png

Hay muchas personas a las que les gustaría tomar infusiones pero tienen todavía ciertas reservas. Para quienes tengan muy claro que nos les gusta el té, son muy agradables las infusiones de menta, de regaliz, de distintos frutos… Seguro que alguna de ellas os gusta, a mí me encanta una que se llama fresh mint, está riquísima.

Si queréis ir tomando contacto con el té, para empezar yo os recomendaría probar el rooibos. En realidad no es un tipo de té, de hecho no tiene teína, con lo que se puede tomar sin miedo al insomnio, son unas infusiones muy fáciles de tomar, que además tienen efecto antioxidante. Normalmente no compro el rooibos puro, sino que opto por los aromatizados, el de naranja está buenísimo y se puede tomar tanto frío como caliente y también es muy rico y muy fácil de tomar el de frutos del bosque.

Si pasamos al té, tanto el blanco, como el verde, el rojo, el negro o cualquier otro tipo, también podéis encontrarlo puro o aromatizado. A mí me parece más agradable el aromatizado y de entre todos los tipos de té el que más me gusta es el negro. Mezclas hay muchísimas: con frutas, con chocolate, con vainilla, con almendra… Es imposible que no encontréis alguna que os guste.

winter-of-67-tipos-de-té

Curiosamente, a pesar de mi afición al té, aún no he probado la variedad matcha, que tan de moda se ha puesto ahora y al que tantísimas buenas propiedades adjudican, quiero tomarlo en algún sitio que lo pongan rico… Ya os contaré.

Por último quiero recomendaros que os acerquéis a alguna tienda de tés porque es una experiencia muy agradable. Aunque en cualquier supermercado tenéis cientos de infusiones o tés de todo tipo, merece la pena pasarse por una tienda especializada. El ambiente es muy tranquilo, suelen estar decoradas con mucho gusto y el personal está muy preparado para orientarte. Las mezclas siempre están recientes y con todo su aroma, te recomiendan el que creen que es más apropiado para ti según lo que les cuentes, te dejan oler las mezclas, te dicen cuánto tiempo debe infusionar, si se puede tomar frío, la proporción de agua, todo lo que necesites, y te ofrecen muestras para que puedas probar antes de comprar. Además siempre tienen los tés “de temporada” preparados para degustar, ahora tienen los especiales para hacer con hielo y en Navidad, por ejemplo, suelen tener mezclas especiales para esa época del año, el té de Adviento, mi favorito, es una maravilla, forma parte de mi lista fija de compras navideñas.

Si tuviese que poner un pero al té, quizá sería que es un poco caro… los más baratos andan por unos 7 € los 100 gr., pero con un paquetito de 100 gr. llega para más de 30 tazas, así que salvo que seáis bebedoras compulsivas tampoco me parece que sea un dispendio.

Por último, cuando tengáis que hacer un regalo o traer un detalle de vuestros viajes, no descartéis esta idea. Para las personas aficionadas al té hay todo un mundo de posibilidades además del propio té, tazas, vasos, teteras…¡Anotadlo para el futuro!

Espero haber animado a las que estéis con dudas sobre las infusiones, es cuestión de ir probando y descartando los sabores que no os encajen hasta encontrar vuestra favorita.

Me vais contando.

Hasta pronto,

winter-of-67-signature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s